Artículos año 2019 POR LOS FIORDOS DE NORUEGA


“La naturaleza, con su fuerza silenciosa, sutil y grandiosa a un tiempo, supera con creces nuestra imaginación por muy aguda que sea.”

Manuela Sanz. “Verosímiles Inverosímiles”.

Estas reflexiones de Manuela, me han acudido con frecuencia durante nuestro viaje por tierras noruegas, aprovechando una de las múltiples ofertas de turismo organizado, con sus pros y sus contras. Si hay una síntesis genérica de las observaciones sobre este viaje vendría a ser la de la puesta de manifiesto del poder de la naturaleza, y eso que, en estos momentos, se encuentra bajo amenaza global por diversos factores.

Además de una breve descripción de los itinerarios recorridos, a modo de libro de ruta como en las pruebas ciclistas, desgranaré los aspectos que más significativamente me han llamado la atención, siempre desde un punto de vista muy particular.

LIBRO DE RUTA E ITINERARIOS

Posiblemente este ha sido el viaje en el que hemos utilizado todo el conjunto de medios de transporte existentes para llevarlo a cabo: automóvil (320 kms.), avión (6,5 horas), autobús (1.840 kms.), barco (5 horas), funicular (2 kms.) y tren (40 kms.). Toda una completa gama de dispositivos oportunamente coordinados.



MIÉRCOLES 14 DE AGOSTO


3:30 h. Salimos de Alcázar de San Juan en nuestro automóvil Honda CRV hacia Madrid en compañía de nuestros amigos Rosa y Antonio Víctor, dejando el vehículo estacionado en el parking de Larga Estancia del Aeropuerto de Barajas.

8:10 h. Tomamos el vuelo D8 6072 en dirección a Oslo en la Compañía Norwegian situado en la T-2.

11:30 Llegamos a Oslo y fuimos trasladados en autobús hasta el Hotel Scandic para el almuerzo.

14:30 Realizamos una visita panorámica de la ciudad visitando el parque Frogner con las esculturas de Gustav Vigeland, la calle Karl Johans, el Palacio Real, el Parlamento y la parte más céntrica de la ciudad.

19:15 Finalmente nos trasladamos hasta Drammen para cenar y alojarnos en el Hotel Scandic Ambasador de dicha ciudad.

JUEVES 15 DE AGOSTO

8:30 Desayuno en el Hotel Scandic Ambassador y salida hacia el destino final en Haugesund, situada a unos 440 kms. de Drammen.

10:30 Paramos a visitar la iglesia medieval de Heddal y el conjunto de viviendas representativas de la economía y vida de esa Noruega medieval.

12:30 Paramos a comer en Àmot con bufé libre.

16:00 Llegamos hasta la cascada de Fjaera en Edland.

18:30 Fin del trayecto en Haugesund donde nos alojamos en el Hotel Scandic Safety y, tras ello, pudimos dar un paseo por el puerto entre la pertinaz lluvia y contemplar la estatua dedicada a Marylin Monroe, cuyo abuelo materno era noruego.

VIERNES 16 DE AGOSTO

7:30 Salimos de Haugesund en dirección a Stavanger, ciudad petrolera a 75 kms. que nos recibió con un super transatlántico en su puerto, después de haber tomado un ferry en Avanger hasta Mortavika con 20’ de travesía.

8:30 Atravesamos el gran fiordo de Bonka. Llegamos al Scandic Hotel de Stavanger y tomamos el almuerzo en el mismo.

14:40 Subimos a un ferry para surcar el fiordo de Lyse, que, entre otros sitios pintorescos, pasa por el “púlpito” y el “refugio de los mendigos”.

20:30 Cena en el Hotel de Haugesund y cerveza en un pub, como el día anterior.

SABADO 17 DE AGOSTO

7:30 Abandonamos el hotel en Haugesund en dirección a Bergen por la E-17 que será futura autopista para unir el sur con el norte en una obra de ingeniería espectacular.

Pasamos por el fiordo de Hardanger y por la meseta del mismo nombre. Observamos los puntos de reparación de los buques petroleros.

10:30 llegada a Bergen para realizar una visita panorámica por la ciudad. Previamente degustamos salazones típicos en su mercado a pie de calle: ballena, bacalao y salmón en sus distintas elaboraciones.

12:00 Visitamos el barrio hanseático con sus casas de colores en función del estatus social.

12:30 Almuerzo en el Hotel Augustin.

14:00 Tiempo libre para recorrer la ciudad, con subida al funicular de Fløyen, con vistas panorámicas de toda la población y alrededores.

20:00 Cena y alojamiento en el Hotel Scandic Fleland Airport de Bergen. Magnífico hotel aunque retirado del centro de la población, lo que impide salidas nocturnas.

DOMINGO 18 DE AGOSTO

7:30 Salida del hotel en dirección a Flåm. Atravesamos el Valle de Voss, zona de alta actividad deportiva.

9:30 Pasamos por Dale, localidad famosa por sus jerseys y paramos en los saltos de agua de Tvindefossen o cascadas de los sueños, de gran belleza paisajística.

10:45 Llegamos a Flåm y subimos al tren que te lleva hasta Myrdal en 20 kms. de un paisaje abrumador.

12:45 Regresamos desde Flåm a Gudvanger para proceder al almuerzo en un restaurante de esa población.

15:00 Embarcamos en un ferry para recorrer el Fiordo de los sueños o Sognefjord, el más largo de Noruega y que alcanza también los 1.300 m de profundidad con cascadas conocidas como el Velo Nupcial y las de la Siete Hermanas.

17:30 Tomamos el autobús para dirigirnos hacia Førden con parada intermedia en el Glaciar de Bøyabreen.

20:00 Llegamos al Hotel Scandic Sunnfjord Spa de Førden donde cenamos en su bufé y nos alojamos para esta noche.

LUNES 19 DE AGOSTO

7:30 Salimos del Hotel de Førde en dirección al glaciar de Bøyabreen y al fiordo de Geiranger.

8:30 Pasamos por la Escuela de Granjeros y Ganaderos de la comunidad de Førde y por la Karistova, lugar para la práctica del esquí nórdico. Atravesamos el Nordfjor o fiordo del norte, cercano a Innvik, que es el más grande la zona.

10:00 Pasamos por la localidad de Olden, pequeña pero encantadora población famosa por su agua embotellada como marca de lujo.

11:00 Recorrimos el camino hasta el pie del glaciar de Briksdal con su lago y multitud de cascadas cayendo desde las laderas de las montañas que lo rodean.

12:30 Comida al pie de la subida al glaciar.

13:30 Salida en ferry por el fiordo de Geiranger, declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO, con bellas cascadas y cuya montaña se encuentra monitorizada por geólogos para prevenir posibles desprendimientos y sus consecuencias.

16:30 Llegamos a Geiranger y subimos al bus para recorrer la Dlsniva, carretera intrincada y espectacular para salir del fiordo hacia los valles cercanos.

20:30 Llegada a Førden, cena y alojamiento en el hotel de la noche anterior.

MARTES 20 DE AGOSTO

7:45 Salida del hotel en dirección a Drammen.

8:30 Parada para visitar la iglesia de madera de Borgund o Lom, que tuvo escaso éxito por el costo excesivo de la entrada que incluye la tienda y un breve museo.

9:30 Pasamos por Songdal y llegamos hasta Kaupanger.

13:00 Comida en Kaupanger.

18:00 Llegada al hotel de Drammen y salida por el centro recorriendo la ciudad, su parque infantil y su zona comercial.

20:30 Cena y alojamiento en el Hotel Scandic Ambassador.

MIÉRCOLES 21 DE AGOSTO

9:00 Abandonamos el hotel de Drammen para dirigirnos hacia el aeropuerto de Oslo Gardermoen.

9:30 Pasamos por delante de la plataforma de saltos de esquí de Hollenkonen.

11:55 Tomamos el vuelo D8 6073 de Norwegian con destino Madrid.

15:45 Aterrizamos en el aeropuerto de Madrid Barajas y tras la pérdida de una de las maletas, regresamos en automóvil hasta nuestros destinos de Alcázar de San Juan y Ciudad Real, dando por finalizada nuestra salida.





DESPRENDIMIENTOS, TUNELES Y ROTONDAS



Salvar las distancias en un territorio tan fragmentado como la costa este del país, plagada de fiordos o entradas del mar en la tierra, solo puede hacerse poniendo toda la ingeniería más vanguardista al servicio de la red de comunicaciones. La abundancia de túneles submarinos que conectan un territorio con otro, en los que se pueden recorrer distancias de hasta 24 kms. ya lo explica todo. Esos túneles son obras gigantescas que además tienen hasta rotondas en su interior para regular el tráfico hacia varias direcciones. Por otro lado, los desprendimientos de tierra y roca que producen las constantes lluvias que erosionan las montañas, hacen que los mismos estén a la orden del día y son numerosos los tramos de carretera que se ven cortados o interrumpidos en un solo sentido con semáforos inteligentes para facilitar la circulación, aunque sea a costa de emplear mucho más tiempo del deseable. Si bien es algo que ha creado carácter en los noruegos, porque hacen gala de un paciente ritmo de espera, sin ponerse nerviosos por la misma.

FONDO SOBERANO



Hasta llegar a este país no había reparado en la importancia de este concepto. Se trata de la hucha o reservas de capital que, fruto especialmente de sus exportaciones petrolíferas, tiene acumulado para hacer frente al pago de ayudas sociales, jubilaciones o inversiones en servicios comunitarios. En 2007 fue el fondo más importante de Europa y el cuarto más importante del mundo y se estima que tiene aseguradas las inversiones y finanzas básicas del Estado noruego para los próximos cien años. Esto, explicado así de un modo genérico, aclara todo un conjunto de realidades e iniciativas que aparecen a simple vista a ojos de turistas y visitantes. Y ello, tuvo lugar a partir del 23 de diciembre de 1969 cuando fueron descubiertos los pozos petrolíferos en aguas noruegas del mar del Norte. De ser un país pobre en recursos, con escasa agricultura y ganadería, pasó a engrosar la lista de los primeros en renta per capita y, como consecuencia, un alto nivel de educación y de todas sus derivaciones.

PETROLEO, PESCA Y SILVICULTURA



Ya he comentado que el petróleo es la base de la economía noruega. Pero, como todo pueblo inteligente, lo ha utilizado como materia de cambio y de inversión. Es curioso cómo la energía que mueve la actividad de los noruegos es límpia y sostenible, procedente de la electricidad, que obtiene de los numerosos saltos de agua que proporcionan sus cascadas, y no la que aporta el referido combustible fósil.

Un dato elocuente es que para 2025 todos los vehículos que circulen por el país deberán ser eléctricos. Prueba de ello son ya los muy numerosos que comprobé que circulan, pero, además, casi todas las gasolineras ya disponen de cargadores eléctricos para las recargas. A esta fuente de riqueza que es el petróleo, cuya ciudad más afectada es Stavanger, le sigue su tradicional riqueza pesquera, de cuyas especies más genuinas se nutre el mercado mundial. Así, el salmón noruego es conocido en cualquier parte y constituye casi un símbolo de identidad. También el bacalao, los arenques y las ballenas, son especies cotizadas que se crian no solo a mar abierto sino en sus numerosas piscifactorías. Las ballenas constituyen un dilema permanente, al ser especie en vías de extinción, cuya captura está prohibida en otros lugares. De ahí que los noruegos no terminan de integrarse en instituciones supranacionales que les impidan continuar con la pesca de estos ejemplares.

La gran abundancia de bosques en las laderas de sus numerosas montañas hace que la silvicultura sea una técnica y una industria de primer orden que los noruegos cuidan con esmero, llegando incluso a cultivar bosques artificiales para la obtención cíclica de madera a la que luego le dan protagonismo. Destacan el pino autóctono y el abedul. Ambos proporcionan un tipo de madera flexible pero resistente, capaz de satisfacer diversas necesidades, de uso para las viviendas principalmente.

Es todo un canto a la estética más colorista la visión de las casas noruegas, con sus fachadas de colores vivos: rojo, amarillo, azul… cuyo sentido también es llamar la atención de sus moradores cuando se producen ventiscas y tormentas de nieve que anulan la visión a escasos metros de las mismas. Para los visitantes es como contemplar las casitas de los cuentos clásicos en un paisaje real.

IGLESIAS Y CEMENTERIOS



Y si las casas y otros edificios están recubiertos de madera, qué decir de esas iglesias medievales, de aspecto oscuro por el paso del tiempo y de la lluvia pero que les otorgan un especial encanto por sus torres y agujas características. Tuvimos ocasión de ver algunas de las más afamadas, como la de Heddal, cercana a Oslo y considerada la más grande en madera de toda Escandinavia. Como en las otras que vimos después, está rodeada de una pradera verde que hace las veces de cementerio a su alrededor y lo forman piedras irregulares de tamaño y forma con inscripciones relativas a los allí enterrados. También en esto siguen un idílico relato propio de los enterramientos más sugestivos para la vista.

A escasos metros de la iglesia de Heddal se encuentra un poblado, a modo de museo, que muestra algunos de los lugares y oficios propios de la época medieval, con el loft y el bur, el galpón, el establo y la ferrería. Cada uno con numerosos objetos propios del uso de las respectivas dependencias.

DEPORTES DE INVIERNO



Una de las notas diferenciadores de Noruega respecto de otros países europeos es también la predominancia de los deportes de invierno sobre cualesquiera otros. El clima así lo propicia. El esquí se puede considerar el deporte nacional en todas sus modalidades. Me llamaron especialmente la atención las plataformas de saltos, esas que siempre contemplábamos desde la nebulosa mañana de primero de año, tras las agitadas celebraciones de la nochevieja. La más importante y cercana a Oslo es la de Hollenkonen, sede de las más importantes competiciones nacionales e internacionales. También son muy célebres las construidas en la ciudad de Lillehammer, por haber sido la sede de los Juegos Olímpicos de Invierno de 1994.

Pero si hay una actividad que acapara todo el protagonismo deportivo, y como medio de ejercitarse en los largos inviernos escandinavos, es el esquí de fondo o nórdico. Esta práctica, aprovechando la inmensidad de laderas montañosas que se cubren de nieve gran parte del año, da lugar a que numerosos habitantes se coloquen sus esquís y recorran dichas laderas en un esfuerzo continuado, largo y placentero cuando se domina.

MONTAÑAS, GLACIARES, CASCADAS



El paisaje noruego puede llegar a ser monótono por repetido. Todo es una sucesión de montañas, con sus valles correspondientes, que suelen estar surcadas por multitud de cascadas que se deslizan desde las cumbres con diversidad de longitud y caudal pero con la imagen común de ser una plateada cabellera ondeando a través de las laderas.

Se nos hizo raro encontrar alguna planicie en ese continuo y sinuoso paisaje. Y como coronación de sus cimas, algunos glaciares en evidente retroceso pero mostrando su imponente mole de hielo azulado o marrón antes de que su llanto se deslice como agua cristalina hacia los lagos y cascadas.

CASAS, SETOS, CAMAS ELÁSTICAS



Las casas noruegas son de cuento infantil. Coquetas, coloristas y chapadas de madera por dentro y por fuera, con sus empinados tejados de pizarra para facilitar la evacuación de la lluvia y la nieve. Salvo en los núcleos urbanos de mayores dimensiones, aparecen diseminadas por el campo, en la parte baja de las laderas montañosas o en las orillas de lagos y fiordos. Casi todas cuentan con un amplio recinto que las aísla del entorno y que suele estar delimitado por un seto vegetal o de piedra para marcar el territorio. Porque los noruegos estiman los logros colectivos y aportan su compromiso en disponer de unos servicios sociales y asistenciales de primera categoría, aunque luego se refugien en sus hogares para el disfrute individual de sus largas horas de ocio, muchas veces obligados por esa climatología que no invita a otra cosa que no sea permanecer al calor del hogar.

Me llamó mucho la atención como en bastantes casas cuentan con una cama elástica, de no pequeñas dimensiones, en una parte del cercado, como medio de entretenimiento para pequeños y mayores.

LOS VIKINGOS



Son el mito por excelencia de los pueblos escandinavos, sin embargo, todos los relatos sobre ellos proceden de otras fuentes ajenas. Ellos no tenían cultura impresa en la que plasmaran sus actividades ni sus conquistas, pues básicamente eran guerreros y saqueadores que se enterraban en sus “drakkar” o barcos de fabricación propia. Pero también fueron poetas, artesanos, exploradores y comerciantes, como Erikson, que llegó hasta Canadá en sus exploraciones.

Su religión era politeista y antropomórfica. Odin es su dios más representativo, que entregó su ojo derecho para adquirir más sabiduría. También las valquirias o mujeres guerreras, forman parte del colectivo de mitos de esta civilización, porque ayudaban a los soldados caídos en la guerra a llegar a su paraíso de descanso eterno. El dato más curioso que nos aportó la guía es que no llevaban sus simbólicos cuernos en el casco, que es otra invención turística.

BIENESTAR Y MALESTAR



En un país con este nivel económico es normal que sus ciudades, sus parques y sus centros cívicos y educativos estén a la cabeza de sus logros. Especialmente me llamó la atención el parque llamado Vigeland en Oslo, en honor al escultor que lo ha decorado con sus estatuas y grupos. Amplísimas y relajantes praderas de verde natural y respetuoso clima de limpieza y silencio entre sus usuarios. Pero, aún más, me gustó el parque infantil de Drammen. Eso si que es pensar en el disfrute de la infancia dotando de zonas para todo tipo de actividades adaptadas a las edades de iniciación: zona de patinaje con montículos redondeados y elementos para el equilibrio, pequeñas zonas de descenso cubiertas de césped artificial, tirolinas que van de un punto a otro con fácil acceso para los menores, canchas de básquet y de fútbol con césped natural, columpios y toboganes de varios tamaños para todas las edades y un entramado curiosísimo para trepar en todas las direcciones y posturas posibles. En suma, un diseño para los más pequeños que haría las delicias de cualquiera que pudiera disfrutarlo.

Como no todo va a ser positivo, también me llamaron la atención algunos datos preocupantes. En 2011, según el ministro de sanidad noruego, se produjeron 286 sobredosis mortales de heroína y su consumo es una de las lacras más vergonzantes para este país. Por otra parte, la tasa de suicidios por cada 100.000 habitantes es de 11,8, un porcentaje algo superior a la media mundial, aunque notablemente inferior a Groenlandia que marcha en cabeza. La falta de luz durante muchos meses, la lluvia incesante y la ausencia de sol en muchos momentos, son factores que podrían propiciar el estado anímico de tristeza y sus derivaciones más graves. Pero también nos apuntaron que los noruegos que no tienen trabajo suelen sentirse desanimados, pese a tener cubiertas por el Estado sus necesidades básicas. Lo que suele conducirles a una situación de frustración que intentan solucionar con alcohol y en muchos casos llegando a la depresión.

Dentro de estas reflexiones positivas y negativas, me llamó mucho la atención conocer la experiencia llevada a cabo por la Alemania nazi con los 12.000 niños del proyecto Lebensborn, un intento de fortalecer la raza aria, creando hogares de maternidad para mujeres “racialmente puras” que eran inseminadas por soldados alemanes. El primero fuera de Alemania se fundó en Noruega en 1941.

También fue curioso conocer la historia de la infanta Kristina de Noruega, que vino a España para casarse con el príncipe Felipe, hijo de Alfonso X El Sabio, muriendo a los pocos años de la unión y siendo enterrada en la Colegiata de San Cosme y San Damián de Covarrubias (Burgos), donde le han erigido una escultura y donde se ha construido una ermita a San Olav, patrón de Noruega.

Otro detalle que no puedo dejar pasar desapercibido es el impacto que progresivamente han venido haciendo los cruceros que atracan en los puertos más importantes de Noruega, sin dejar beneficios directos y ocasionando una inflación de visitantes que llega a duplicar y colapsar a las ciudades receptoras. De tal modo que se han replanteado la autorización de sus llegadas e incluso le costó la dimisión a la anterior primera ministra, al descubrirse que recibió comisiones de las compañías propietarias de los cruceros.

También hemos disfrutado durante el viaje al músico E. Grieg, nacido en Bergen y cuya obra “El Amanecer” fue la sintonía que nos acompañó frecuentemente en los recorridos del autobús grupal mientras atravesamos este singular territorio.



Justo López Carreño

Agosto de 2019

    Subir ^ www.justorien.es © 2022