DE LA CALLE

En los nuevos lenguajes informáticos las denominaciones más correctas serían las de blog o bitácora, esa especie de cuaderno de navegantes por el mar de la vida que pretende reflejar el estado de cosas del momento en cualquiera de sus manifestaciones y posteriormente abrirlo a la crítica y respuesta de los posibles lectores.

Esta será mi bitácora. La expresión espontánea acerca de cualquier acontecimiento que me anime a su comentario o difusión sin otra pretensión que la del propio desahogo compartido con mis coetáneos.

¿Y por qué "La Genta Canta"?

Corría el año de 1.994 cuando participaba en el Congreso del Movimiento Cooperativo de Escuela Popular que se celebraba en Ciudad Real por vez primera. Uno de los invitados a las charlas y ponencias era el profesor García Calvo, Don Agustín, de quien tantas referencias podríamos dar.

Para lo que viene al caso resultó que don Agustín se prestó a dedicarme una de esas frases de castellano fácil y profundo, de esas que están destinadas a sonar por los aires, a ser recitadas en alta voz o cantadas, porque lo que ellas dicen es inseparable del modo como se sueltan de uno. Y tras un buen rato de inspiración y ante la cercanía de su amiga Isabel Escudero, doña Isabel, que también me obsequió con otra deliciosa dedicatoria en forma de Oda al Viento, don Agustín dejó plasmadas en mi cuaderno esas notas que ahora figuran en la cabecera de esta web.

¡Quién lo iba a suponer entonces!

Y desde aquellos días no dejan de resonar esos ecos que entonces fueron voces. Y al igual que el agua canta por debajo de los puentes, la gente canta por debajo de los hombres. Y todos los humanos tenemos mucho que cantar y que contar.

Y ese es mi propósito a través de esta nueva fórmula que la tecnología nos brinda y pone a mi alcance para hacerla llegar lo más lejos posible sin perder su cercanía. Desde ahora y hasta que el tiempo me lo permita seguiré tratando de contar y cantar por debajo de mi humana condición todo aquello que como el agua discurra suave y pertinazmente.

Salud y amistad.

    Subir ^ www.justorien.es © 2017