Ruta Altos Pirineos Franceses 2012

Ampliar fotografías
     

...Y ya sin más consideraciones y entrando en lo puramente ciclista, la ruta fue lanzada a través de nuestra página web interna de facebook, en donde se citan los pormenores y se tratan de consensuar previamente las diferentes posturas sobre fechas, dificultades kilométricas, transporte y otros aspectos de la logística necesaria. Al final, cinco componentes acreditados del I.C.C., a saber: Bernard, Malaño, Martinelli, Fontaine y Dfa, unen sus deseos y compromiso para afrontar la salida y especialmente los dos últimos, que son debutantes en estas citas internacionales...      

...Salimos desde Alcázar a las 9 de la mañana en el vehículo de Martinelli, Opel Zafira, con su remolque añadido, que permitía albergar la necesaria intendencia de los cinco ciclistas, sus bicicletas y todo lo necesario para el régimen de acampadas previstas. El viaje tuvo una primera parada en el 103, kilómetro de la carretera hacia Zaragoza y lugar para hacer un alto siguiendo la frase popular que nos refería puntualmente Malaño:

- Quien a las doce no ha comío ni bebío, dice el diablo: “Este ya es mío”...      

...Continuamos la ruta y atravesamos la antigua frontera, tras pasar Sallent de Gállego y recorrer el inmenso puerto del Portalet hasta llegar al primer destino donde instalaríamos la primera acampada, Laruns, pueblo de los Pirineos Atlánticos franceses con gran encanto en su entorno...      

...Tras dejar el campamento listo para la primera noche, rematamos los restos de comida que aún conservábamos y además regados con un buen vino de la bodega “Clos Basté”, concretamente el Bigorre rouge, que una amable vendedora ambulante nos había dado a degustar dentro del propio camping, y más adelante salimos a pasear por la localidad y visitar algunos de los monumentos como el referido a los soldados caídos en acciones bélicas...      

...Sintetizaba en esa afirmación el cuestionamiento del modelo de salida en tienda de campaña, dieta ciclista y austera y otras posibles “incomodidades”. Pero a la postre esta filosofía tiene su valor y su recompensa. Bernard había dispuesto los ingredientes de un desayuno calórico, completado con unos bocadillos de pan tierno recién adquirido en la panadería ambulante del propio camping, esta vez en manos de una joven y preciosa francesita rubia. Montados en las bicis realizamos los primeros kilómetros llanos en dirección a Arudy para adentrarnos al poco rato en el bosque de Baguer camino de St. Christau, posiblemente unos de los paisajes más bellos de los recorridos, así como de un placentero frescor y suavidad para el pedaleo...      

...Tras un primer refrigerio a los pies del inicio del Col de Marie Blanque, iniciamos su ascenso de 9 kms., que a la postre resultaría uno de los más duros de la salida. Especialmente lo son los cuatro últimos, en los que, sin apenas descanso, se acumulan rampas de porcentajes superiores al 10 % de desnivel. Algunos ciclistas como Fontaine experimentaron un ligero temblor de piernas en las minímas paradas para refrescarse o limpiar el sudor de los ojos, cuyo escozor nublaba la visión. Una vez alcanzada la cima, emprendimos la espectacular bajada en ese marco de postal permanente que nos ofrecían los majestuosos Pirineos....      

...Llegamos al camping sobre las cinco de la tarde y tras las duchas y aseo de rigor, con disciplina espartana y necesaria, nos aprestamos a dirigirnos hacia el nuevo destino, esta vez en Argelès-Gazost, localidad mítica como centro geográfico para acceder a todos los puertos importantes de la grand bucle francesa. El camping elegido se encontraba a las afueras de la localidad bajo el nombre de La Prairie y era conocido por los veteranos del Club...      

...La primera cima del Col de Soulor (1474 m.) la alcanzamos con relativa comodidad. A partir de ahí y como si de una prolongación natural se tratase, continuamos el ascenso hacia la cima del Col D’Aubisque, otro de los colosos míticos del Tour de Francia. Las rampas son duras pero asequibles, el paisaje se multiplica en belleza a medida que se asciende y se atraviesan algunos túneles de breve longitud, casi como arcos en el camino y otro más largo y oscuro que nos recibe con el agua filtrándose por techos y paredes y un firme resquebrajado que supone un peligro para el buen rodar de los ciclistas...      

...Ya cerca de la cima aumentan las cabezas de ganado suelto deambulando por los prados y cruzándose por la estrecha calzada. Las protecciones laterales de bloques de cemento resultan sólo simbólicas en caso de derrape. Hay que extremar la precaución en la bajada...      

...Subimos los dos primeros kilómetros y las pendientes se van acentuando al igual que el cansancio y el calor. Paramos en una finca de ganado con el fin de cargar agua en los bidones. No nos atrevemos a invadir la finca porque hay un perro vigilante y no se ven personas a las que dirigirnos. Los ciclistas nos reagrupamos en la escasa sombra de uno de los árboles del camino para deliberar. Entretanto, dos jóvenes ciclistas franceses paran bruscamente en su descenso ante la señal de Dfa, con riesgo incluso de sufrir un accidente, que finalmente no se produce. Nos informan que aún quedan casi quince kilómetros de subida de parecidas características. Impera la sensatez y hay consenso para regresar hasta Ferrières y rodear la montaña pasando por Nay y Lourdes para volver finalmente hasta el camping en Argèles-Gazost. Se rueda muy rápido, pero el peso de los kilómetros hace mella en el cansancio de los corredores...      

...La salida, sobre las 9:45 horas, desde el camping de Argèles da muestra de lo complejo del recorrido inicial con un intenso tráfico de automóviles, no todos respetuosos con los ciclistas y, eso sí, una variedad de aspirantes al ascenso conmovedora. El reto es sin duda internacional, encontrándose todo tipo de idiomas, color de piel y demás características que nos diversifican a los humanos. El paso por Luz St. Sauveur y posteriormente por Barèges permite una parada para buscar la acreditación de la gesta por parte de los novatos. Así, Fontaine y Dfa se dirigen a la oficina de turismo de la población y solicitan el Brevet Cycliste Haut-Pyrénéen, que una amable azafata les ofrece y sella, a la vez que expide el Diploma acreditativo de haber subido a la cima del Tourmalet, figurando su nombre junto a la galería de grandes ciclistas de todas las épocas con sesgo francés evidente...      

...Si de lo que se trataba era de conseguir el salvoconducto, ya lo habíamos logrado. Pero lo verdaderamente duro estaba por comenzar. Sobre las 11 horas comenzamos la ascensión propiamente dicha. Los coches y otros vehículos iban desapareciendo en cantidad a medida que avanzábamos hacia la cima y las rampas iban también endureciéndose progresivamente aunque sin llegar a agobiar...      

...A falta de seis kms. para la llegada ya se divisa la estación y el contorno de subida de la propia carretera, que hace engañosa la restante distancia. Precisamente a falta de dos kms. para llegar, Fontaine se vio sorprendido por un fotógrafo ocasional que no sólo tomaba vistas del paisaje sino que, de repente enfocó su objetivo hacia él y tomó varios planos de esos que añora siempre cualquier aficionado por verlos de hacer hacia los profesionales...      

...Resultó ser Lemaître Philles, un profesional de la empresa Jingoo, apostado intencional y estratégicamente para sorprender a los novatos que posteriormente querrán conservar sus instantáneas. Todo está planificado y, nada más disparar la última toma, introdujo su tarjeta con instrucciones precisas en el bolsillo del maillot de Fontaine, al tiempo que le daba un ligero empujón de ayuda en su bici para que no tuviera dificultad en recuperar su ritmo...      

...Lo más llamativo es el conjunto de edificaciones que rodean a la plaza porticada y su espectacular iglesia con torre, atrio y cripta visitables. Después de reemprender el camino nos adentramos en el tramo más hostil y abrupto de la ruta atravesando la Sierra de Guara y tomando conciencia de que el desierto estaba cada vez más próximo. La travesía hacia Huesca resultó lenta y tediosa dadas las dificultades orográficas, pero Martinelli logró suavizarla con el fondo musical de Norah Jones y Concha Buika que se alternaron en proporcionarnos un balsámico ambiente con sus baladas...      

...Finalmente y tras una parada obligada para afrontar las necesidades más básicas, superado Zaragoza, la tensa semifinal de baloncesto frente a Rusia en el duelo olímpico nos mantuvo inquietos para llegar al destino satisfechos y agradecidos de haber superado un nuevo y espectacular reto...      

Gracias al I.C.C. y sus componentes.      

    Subir ^ www.justorien.es © 2017