Ruta de Los Pantanos 1985

Ampliar fotografías
      …Una vez superados estos tramos y con los primeros calores apretando, llegamos hasta Villamayor de Santiago en cuyo pórtico de la iglesia y bajo un gran árbol de sombra se encontraban un grupo de personas mayores departiendo en amigable tertulia para superar el tedio estival…

      …Las Casas de Luján, un paraje rural en el que el río Gigüela hace un pequeño remanso y en el que se aprovechan sus aguas para embalsarlas en una piscina natural de grato recuerdo para nosotros. Es verdad que el agua estaba muy fría como corresponde a su origen pero en esas fechas y después de casi sesenta kilómetros recorridos, cualquier alivio es bienvenido…

      …A los pocos kilómetros llegamos a las ruinas de Segóbriga donde se encuentran unos espléndidos restos romanos, especialmente su anfiteatro, su teatro y un museo que estaba siendo remodelado y en continua expansión…

      …Lo atravesamos no sin antes hacer un alto en su famosa iglesia parroquial de la Natividad, que es monumento nacional, construida en los siglos XV – XVI y en la que destaca su bellísima portada formada por un arco gótico isabelino en el que se inscribe otro abocinado, con profusa decoración barroca…

      …Llegamos a Huete que ardía en fiestas. Nada más llegar nos dirigimos al hostal Chibuso en la misma carretera de Carrascosa y tras la ducha y aseo de rigor nos pusimos para su estreno las camisetas con el logotipo “El loco y sus amigos”, lo que hizo que algunas de las personas con que nos encontramos nos confundieran con los miembros de la orquesta que tocaba esa misma noche cerca de nuestro lugar de alojamiento…

      …Nada más cenar llamamos a Juan Barrilero que nos comunicó el fallecimiento de su madre, lo que nos entristeció el final de la jornada y nos dejó el amargo sabor de no poder acompañarle en esos momentos, aunque el mismo nos alentó a continuar sabiendo lo que suponen este tipo de salidas…

      …Siguiendo la comarcal 310 llegamos hasta Gascueña, cuyo nombre recuerda su origen gascón y posteriormente hasta Cañaveras en cuyo perímetro tomamos la nacional 320 en dirección a Sacedón pero buscando el enlace que nos llevase hasta Priego. Por un momento dudamos del acierto sobre el recorrido pues el buen estado de esta carretera nacional unido al escaso tráfico nos pareció sorprendente…

      …Entre sus calles y plazuelas en las que se respira el sabor de una ciudad que estuvo plagada de casas señoriales, conventos e historia, llegamos a nuestro lugar de alojamiento, el Hostal Madrid, un lugar anclado en el tiempo con escasa amabilidad por parte de su propietario que mantuvo el televisor a todo volumen durante la comida y parte de la siesta y que no acompañó en la recuperación del esfuerzo de la etapa, especialmente a Justo que llegó presa de un estrés por el esfuerzo, pálido y con el único deseo de acostarse para tratar de recuperarse…

      …Desde Chillarón se toma la carretera nacional 204 que transcurre paralela al embalse y conduce hasta Sacedón. Una vez en la localidad nos aposentamos en el Hostal Mariblanca que tenía una magnifica situación en plena plaza principal y con balcones al exterior, si no hubiese sido porque la población se encontraba en fiestas y nosotros estaríamos situados en su epicentro. …

      …Después numerosos paseos por los puestos intentando hacer tiempo para caer rendidos por el cansancio y evitar así el temido insomnio por el ruido ambiental. Todo fue inútil. Entre el calor reinante y el sonido repetitivo de los feriantes anunciando las “muñecas chochonas” pasamos una de las noches más insoportables de cuantas llevábamos en todas las salidas anteriores….

      …Nos olvidamos de nuestros propósitos iniciales de seguir hacia Chinchón y decidimos acortar el trazado del recorrido para hacerlo más llevadero por lo que seguimos la carretera nacional 320 y tras pasar por Auñón y Alhóndiga llegamos hasta la monumental e histórica población de Pastrana, si bien antes de entrar en la misma encontramos un bar de carretera con un buen ambiente para desayunar tranquila y plácidamente…

      …Desde Pastrana nos desviamos hacia Almonacid de Zorita pasando por la Central Nuclear y atravesando el Embalse de Bolarque de sorprendentes dimensiones. En Almonacid no fuimos capaces de recordar que el ilustre poeta León Felipe había regentado su farmacia, por lo que mereció una visita que finalmente se quedó en un olvido y frustración. Y saliendo de dicha población y antes de llegar a Albalate de Zorita nos encontramos la sorprendente fuente de once caños todos ellos lanzando su chorro correspondiente que fue una alegría para la vista y un tremendo alivio para la sed que ya empezaba a dejarse notar…

      …Fue a la salida de esta población cuando Emilio, cansado de pedalear contra el viento, se agarró a la parte trasera de un tractor y continuó durante varios kilómetros protegido y remolcado por el mismo. Fue una solución poco ortodoxa pero eficaz para combatir la desmoralización que a veces el fuerte viento genera en el ánimo de los ciclistas…

    Subir ^ www.justorien.es © 2017