Ruta del Bierzo y La Maragatería

Ampliar fotografías
     

… Como viene siendo una tradición en casi todas las últimas salidas, nos juntamos en la estación de Alcázar de San Juan para tomar el tren con destino a Madrid y emprender la aventura de una nueva ruta, esta vez por tierras de las comarcas leonesas del Bierzo y La Maragatería….      

…Inicialmente seríamos nueve los componentes del grupo, igualando así el número de otra de las rutas con más participantes, pero finalmente se confirmó la ausencia de Reguillo que no logró el necesario convencimiento familiar. Sin embargo, la buena noticia fue la incorporación de dos nuevos expedicionarios, Pedro Peinado y Antonio Rubio, el primero de los cuales nos venía acompañando con asiduidad en las salidas domingueras y el segundo se decidió finalmente tras realizar alguna ruta previa con nosotros…      

…La escasez de tráfico y otros detalles favorecieron la marcha y sólo hicimos un alto “obligado” ante el Estadio S. Bernabéu entre la mofa de los antis y la chismosidad de los madridistas. Al llegar a la Estación de Chamartín nos encontramos a Miguel que nos esperaba en los andenes, si bien, confiado en nuestras premuras de tiempo pensó que no teníamos los billetes para León y fue quien tuvo que ponerse en fila para obtenerlo….      

…Ya desde el inicio tomamos conciencia del peso simbólico y real que va ganando el Camino de Santiago en coincidencia con nuestra ruta y así vamos observando la presencia de albergues, casas de comida y numerosos motivos alusivos a la peregrinación. La primera parada la realizamos precisamente en uno de esos lugares emblemáticos llamado Hospital de Órbigo, nombre del establecimiento hospitalario para la atención a los peregrinos que edificaron los Caballeros Hospitalarios de la Orden de San Juan y punto de paso de la Cañada Real de la Plata que une Extremadura con la montaña leonesa de Babia…      

… En su portentoso puente romano de enormes dimensiones, se subió Pedro El Joven, con su habilidad natural, a uno de los monolitos y así hacer que todo el grupo se fotografiase. Cerca del mismo se podían ver los terrenos donde se celebran justas caballerescas al modo medieval…      

…Llegamos a Astorga, capital de La Maragatería donde confluyen dos calzadas de peregrinos: el Camino Francés y La Vía de la Plata. Nos alojamos en el Hostal Coruña, donde su amable dueña, Visi, nos atendió con extrema cordialidad y nos propuso algunos de los posibles itinerarios para completar la jornada. Tras la ducha recorrimos los principales monumentos como son su catedral y el Palacio Episcopal, obra de Gaudí, además de la fachada de su Ayuntamiento con el reloj, cuyas campanadas corren a cargo de los muñecos ataviados de maragatos…      

...Más adelante afrontamos la primera dificultad seria desde el punto de vista ciclista como fue subir el Puerto de Foncebadón coronado por la célebre Cruz de Ferro. La subida tuvo su dificultad pero la veteranía es un grado y sólo los más noveles dieron signos de prudencia …      

…Lo más decepcionante fue contemplar la Cruz como un lugar donde se depositan todo tipo de deshechos, ya sean personales o colectivos y así te puedes encontrar desde calzoncillos o bragas hasta postales firmadas o flores de plástico…      

…Después de un paseo por el parque, tomamos un refresco en una de las terrazas de la Plaza y esperamos la llegada de Pepi y Juan, dos amigos y compañeros del MCEP que se ofrecieron para guiarnos por la población…      

…Guiados por los improvisados huéspedes llegamos a una taberna de muy buen gusto donde pedimos algunas de las especialidades propias de la zona que regamos con dos de los vinos del Bierzo más afamados en el momento: el joven Luna Beberide, de paso sabroso y recio y el crianza Tilenus de 14 grados….      

…Llegamos a la zona de Las Médulas y subimos los dos kilómetros de rampa que separan el pueblo de Carucedo del centro de interpretación del paraje en el propio pueblo. Está declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO y se trata de un yacimiento de oro que en su día explotaron los romanos aunque ahora, a nuestro pesar no encontramos ni rastro del mismo, ni siquiera una humilde pepita que poder traer de recuerdo…      

…Cerca de la llamada Cuevona, una turista nos hizo las veces de guía y se ofreció a cuidar de nuestras bicis mientras recorríamos la zona así como también posó junto a algunos de nosotros en una foto…      

…Eran casi las dos y media de la tarde cuando aparecimos en casa de Pepi y Juan. La verdad es que fuimos recibidos de forma acogedora en un marco idílico, rodeados de verde, frutas, gatos y una casa de maestros del tiempo de la República pero sabiamente restaurada con buen gusto y calidez en su decoración… Y sin más dilación, Pepi fue sacando los diversos platos de lo que iba a ser un tentempié y se convirtió en una degustación masiva de productos de la tierra: cecina recién cortada, pimientos asados, chorizos con cachelos, empanadas de berzas y de pulpo… no había tiempo para dar por concluido un plato cuando otro comenzaba a escasear y una nube de manos y brazos sobrevolaba incesante el espacio escénico de la mesa. ..      

…A partir de ese momento con pendiente y viento a favor, el recorrido se convirtió en un auténtico paseo con un promedio de más de 30 kms/hora y sin apenas dar pedales. Cerca del paso por Villafranca nuevamente nos encontramos a una pareja de alcazareños, tío y sobrina, que hacían la ruta en sentido contrario, como también cruzamos, entre otros, al herenciano que nos habíamos encontrado la tarde anterior. Lo más gracioso estuvo a cargo de otro colega de pedaleo que harto de luchar contra las cuestas, las cargas y el cansancio, exclamó que a él “todo el mundo le daba por culo menos el aire que le daba de cara”…

    Subir ^ www.justorien.es © 2017