Ruta del Alto Tajo

Ampliar fotografías
      …Los demás, a excepción de César y Ramón que irían directamente hasta Sigüenza en coche y de Miguel, que se uniría en Aranjuez además de Juan Ramos que lo haría en Madrid, estábamos en el andén en el momento de la salida, aunque algunos acudieron justo en el momento del pitido del factor para que así hubiera emoción desde el principio. Se confirmó la ausencia de Rafael Barberán que se iba a unir al grupo pero que al final optó por otra expedición distinta…

      … Al legar a Aranjuez tuvimos el primer contratiempo, pues observamos que Miguel no estaba en el andén y por tanto no sabíamos si al final decidió no venir. Una vez llegados a la estación de Atocha y de modo sucesivo, se incorporan Juan Ramos y Miguel que había perdido el tren y tuvo que coger otro después. Ya estaba completo el grupo a falta de César y de Ramón que estaba previsto que se incorporarían en Cifuentes, a donde llegarían por la tarde por motivos de trabajo y usando el coche del primero…

      …Sabíamos que Brihuega estaría en fiestas y así lo fuimos confirmando durante la visita. Las calles, de sabor clásico y medieval, estaban cubiertas por ramas de espliego y lavanda que desplegaban un intenso aroma en el ambiente. Descubrimos dos magníficas fuentes de agua cristalina muy fría en la misma plaza y buscamos un lugar donde poder comer. Lo encontramos a escasa distancia, también junto a una acogedora plaza arbolada y al que se accedía a través de un espléndido portal para poder acomodar las bicicletas sin problemas…

      …El chiringuito, llamado “La costa de la Alcarria”, dio pie para las primeras reflexiones sobre la marcha efectuada y así Gabriel le recriminó a alguien su fuerte pedaleo diciéndole que: “Dios castiga y no con palos”.

      Otro camarero, jovial y dicharachero, pretendía ofrecernos algunas copas para hacernos más agradable la estancia y el momento. Conociendo la escasa voluntad de algunos para contenerse a la oferta, Manolo, tapándose los ojos ante la botella de wisky, dijo: “No tiente usted la poca voluntad que nos queda”…

      …Madrugamos para hacer unos estiramientos musculares en el patio de las secuoyas antes de emprender la marcha hacia Zaorejas y en plena sesión de la disciplinada tarea, asumida en círculo por todo el grupo, las campanas de una iglesia colindante nos animaron la ejecución y nos recordaron que era la festividad de la Virgen en todo el territorio…

      …Una fuerte tormenta con su consiguiente descarga de aguacero nos despertó y nos hizo dudar de esta salida. Sin embargo, tras hacer la llamada de cortesía a todos los miembros del grupo, sólo algunos emprendimos la aventura y montando de nuevo sobre la bicicleta descendimos hasta el Puente de San Pedro a través de numerosas curvas y cañones calcáreos del terreno, hasta llegar al bellísimo paraje donde confluyen de nuevo dos ríos formando una tabla con varios remansos de apetecible baño…

      …El siguiente punto de referencia antes de finalizar la etapa era el Barranco de la Hoz, situado a escasos kilómetros de Molina de Aragón y que constituye una magnífica expresión de lo que el agua de un río, en este caso el Gallo, es capaz de erosionar en la roca caliza y arenisca. Allí, en lo profundo de esta garganta se encuentra una hospedería y una imagen de la Virgen de la Hoz que supuestamente se apareció misteriosamente por esos lares…

      …Para empezar y a causa de la provisión de los ya referidos víveres, los miembros del grupo nos despistamos y se formaron dos o más cuadrillas. Una de ellas se dirigió a recorrer las principales calles y los barrios judío y musulmán. Todo nos pareció de una grandeza decadente y necesitada de restauración rigurosa…

      …Reagrupados de nuevo en el centro de la población, acordamos acudir a un restaurante cuyo dueño nos había ofertado amablemente sus servicios. Se trataba del Hotel La Subalterna. Catalogado turísticamente con cuatro estrellas, se halla ubicado en un remozado palacete, sede otrora del Señorío de Molina, de fachada renacentista y un magnífico arco medieval de grandes dimensiones, con ventanas enrejadas y escudos policromados de la Corona y de Molina….

      …Salimos de Molina de Aragón a las 7’30 de la mañana después de desayunarnos y recargar la suculenta cantidad de alimentos adquiridos la tarde anterior. El objetivo de tan temprana actividad no era otro que poder llegar a la estación de Sigüenza antes de la una de la tarde, hora en la que debíamos tomar el tren hasta Madrid para poder enlazar desde allí lo antes posible con otro hasta Alcázar…

      …Llegados a la estación de Chamartin, negoció con algún compañero la oportunidad de coger un Talgo hasta Alcázar y de esa forma recortar considerablemente el tiempo de espera. Repusimos fuerzas con bocadillos y cafés en la misma estación, subimos al Talgo de Cartagena a las 16’05 horas y aunque estrechos, en la plataforma, con una de las puertas abierta y sin sujección, acalorados y contentos, llegamos felizmente a nuestro pueblo…

     
    Subir ^ www.justorien.es © 2017